FIP Incorporación de la Industria Alimentaria de Consumo Humano Directo como Fuente de Agregación de Valor para Las Macroalgas Nacionales

Las algas marinas se han utilizado como alimento humano desde la antigüedad, especialmente en China, Taiwán, la península de Corea y Japón. Al emigrar a otras regiones, los habitantes de esos países llevaron consigo la costumbre de consumir algas marinas a sus nuevos países, por lo que pueden encontrarse productos a base de algas saladas, desecadas y frescas en casi todas las partes del mundo. Las poblaciones costeras de muchos países consumen también algas marinas, algunos veces como parte de formas de vida basadas en una economía de subsistencia y otras como ingrediente habitual de ciertos tipos de ensalada (Hawái, Indonesia, Malasia, Filipinas, Tailandia) (Latorre y Flores, 2004). La incursión de algas como alimento, desarrollo de alimentos funcionales o complemento alimenticio ha progresado notablemente en los últimos años, dado que estos recursos contienen alta cantidad de fibras, antioxidantes, minerales y vitaminas, ayudan a purificar la sangre, reducen las sustancias t6xicas en el cuerpo, ayudan a bajar de peso, constituyendo así por ejemplo parte de nuevas formulaciones de chocolates, sal para aderezo, jugos, etc. Por otro lado, la investigaci6n relacionada al uso de macroalgas como fuentes de compuestos bioactivos resulta promisoria para el control y tratamiento de complejas enfermedades (diabetes, cáncer, VIH, enfermedades cardiovasculares, efectos inmunoestimulantes, arteriosclerosis, procesos inflamatorios, inmunoregulación, efectos antibacterianos y antimicóticos, etc.). (Lovstad, S. y S. Kraan, 2011).

También se han registrado interesantes resultados en el uso de macroalgas como ingrediente en la dieta de recursos cultivables, como el camarón café (Farfantepenaeus californiensis), en donde la incorporación de una dieta que incluyo un 4% de Sargassum sp. logro al cabo de 45 días un contenido menor de colesterol en los camarones alimentados con la dieta experimental (77mg/100g) en relación a los alimentados con la dieta control (110mg/100g) (Casas-Valdez, M. et al. 2006).
Información disponible del año 2002 (McHugh, D.J. 2003) indica que el valor total anual de la producción de algas en el mundo es de 6 billones de dólares, de los cuales el valor de la producción destinado al consume humano representa 5 billones de dólares. La rica diversidad de algas de las costas chilenas, sumado al desarrollo y transferencia de tecnologías de cultivo de recursos algales, brinda promisorios escenarios de. desarrollo y crecimiento para las algas en el mercado de los alimentos.
A nivel nacional, los recursos algales que son destinados a un uso alimenticio internp son reducidos (cochayuyo, luche), los que generalmente son transados en mercados locales, con bajo valor agregado y sin las características suficientes que permitan acceder a mercados más formales (características de envasado insuficientes o nulas, sin rotulación respecto de información nutricional, sin información de duración del producto, etc.). En los últimos años, sin embargo, se ha observado una tendencia de posicionamiento de productos elaborados con macroalgas en supermercados, ferias gourmet, muestras de índole académico y restoranes especializados, bajo diferentes presentaciones y formatos (picada, en conserva, quesos crema, hamburguesas que incorporan luche, sopas, mermeladas, en salmuera, galletones, barras energéticas tipo snack, comida fusión), pero que todavía distan de constituirse como un ítem en las dietas de las familias chilenas.
Este objetivo  de este proyecto es evaluar a la industria alimentaria de consumo humano directo como fuente de agregación de valor para las macroalgas nacionales. Para lo cual se estableció que debe:

Identificar y caracterizar las principales demandas tanto para el mercado nacional como internacional, de la industria alimentos de consume humano directo asociado a las características relevantes presentes en las macroalgas nacionales.

Identificar los costos de oportunidad entre los actuales principales usos de las macroalgas y sus principales usos potenciales asociados a La industria de los alimentos de consumo humano directo.

Proponer metodologías con las que se identifique la cadena de valor de cada producto algal y su uso potencial.

Establecer requerimientos productivos (marco regulatorio para cultivar y extraer), legales-normativos, sanitarios, de comercialización, que permitan, posibiliten y/o favorezcan transar este tipo de productos en el mercado de los alimentos.

Identificar nichos de mercados nacionales e internacionales, sus formas de acceso, y sus proyecciones de crecimiento, para alimentos basados en macroalgas nacionales.

Proponer medidas programáticas y normativas que generen incentives al desarrollo de este tipo de industria dentro del sector extractivo y acuicultor.

El Instituto de Ciencia y Tecnología de Puerto Montt dependiente de la Universidad Arturo Prat fue creado en el año 2004 y tiene como propósito desarrollar en la Región de Los Lagos investigación científico tecnológica en la industria pesquera, acuícola, forestal y agrícola, orientada a incrementar la productividad y competitividad de estos sectores, mediante la investigación fundamental, investigación aplicada, generación y adaptación de tecnologías.